Connie Hedegaard visita Madrid y habla sobre Clima y Energía

Con formación en Literatura e Historia, la danesa Connie Hedegaard inició su carrera política como parlamentaria de su país a los 24 años, aunque después dedicó 14 al ejercicio del periodismo. En 2004 volvió al Congreso con el Partido Conservador Popular, y fue tres veces ministra. Desde el año pasado, es la primera titular de la flamante Comisaría Europea de Acción Climática. A continuación una entrevista llevada a cabo en Madrid el mismo día, y aparecida en Cincodias.com.

¿Debe la Unión Europea modificar sus prioridades energéticas a raíz de la crisis política del mundo árabe?

La influencia de estos acontecimientos políticos y sociales sobre la energía se está haciendo evidente ya en el mercado del petróleo, con un profundo incremento de los precios. Por supuesto, la política energética no puede ser modificada de un día para otro, pero sí puede decirse que lo que está sucediendo enfatiza lo que ya sabíamos: que nos espera un futuro con precios del crudo crecientes, y también con precios de los alimentos al alza. De hecho, uno de los factores que explican la revuelta tunecina es ese aumento de precios de la comida. Y en ese aumento, a su vez, influye el cambio climático. Ha habido un fuerte aumento de acontecimientos climatológicos extremos, como inundaciones o sequías, que han causado pérdidas de cosechas tan notables como la de Rusia del pasado verano. Así que el cambio climático influye en el encarecimiento de los alimentos, que obviamente en un factor desestabilizador.

¿Cuáles serán, entonces, las políticas impulsadas a raíz de esta crisis?

Lo que enfatiza es el mensaje general, la necesidad de ser energéticamente eficientes en Europa. La energía más barata es aquella que no se consume. Ser más eficientes implicaría menores importaciones de combustibles fósiles, como gas ruso o petróleo libio. En ese sentido, el mensaje está llegando de forma clara a las nuevas generaciones de europeos, algo fundamental. Las viejas ya conocieron en los 70 lo que significa sufrir una crisis petrolífera. Ser eficientes es crucial para la economía europea, porque resulta muy caro importar petróleo a precios crecientes.

¿La reducción de la velocidad máxima de circulación en España es una buena medida en esa dirección?

Sé que ha suscitado debate en su país y no quiero entrar en medidas particulares, pero está claro que todo lo que hagan los países para utilizar menos energía de una forma razonable es bueno. Las medidas de eficiencia energética son fundamentales en este momento, aunque los instrumentos para lograrla corresponden a cada Gobierno de forma individualizada.

¿Es compatible la lucha contra el cambio climático con una recuperación sólida de la economía?

Sin duda. Yo lo pondría de forma inversa: no se podrá lograr un crecimiento económico sostenible en el siglo XXI si no se toman medidas respecto al cambio climático. Por supuesto, se pueden introducir políticas de clima estúpidas que dificulten el crecimiento, pero si se realizan políticas inteligentes que al mismo tiempo aborden la eficiencia energética, la innovación o la tecnología, se puede armar un conjunto de medidas que beneficien a la actividad económica general.

A modo de ejemplo, la construcción o adaptación de edificios autosuficientes desde el punto de vista energético, no solo crearía puestos de trabajo. En lugar de verter dinero en Libia o Arabia Saudí, invertiríamos en empleos en el sector de la construcción europeo, que sufre de un alto nivel de paro. Además, contarían con la gran ventaja de que son trabajos que no se pueden externalizar a terceros países como China o Corea. Deben quedarse en Europa, lo que ofrece una ventaja competitiva clara.

¿Es la energía nuclear parte de la solución al cambio climático?

En algunos países… Depende de los países. La Comisión Europea no puede decidir por ellos.

 


Encuentro con Marcos Ezquerra en Madrid

Imprime este artículo

Deja tu comentario:


  • Síguenos en: