Valoración de la actuación ministerial por parte de las ONGs ambientalistas

A falta de 300 días para el final de la legislatura, si no hay elecciones anticipadas, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF presentan una pormenorizada evaluación de la política ambiental del Gobierno. El informe muestra cómo la sostenibilidad no está dentro de la agenda gubernamental.

Desde el año 2004 las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Seo/Birdlife y WWF han publicado diferentes documentos con propuestas al Gobierno para avanzar en la política medioambiental o evaluar el cumplimiento de los compromisos adquiridos en diferentes políticas relacionadas con la sostenibilidad.

El presente documento de seguimiento y evaluación se presenta a pocos meses del fin de una legislatura en la que las políticas ambientales han pasado a un segundo plano y donde se ha producido una pérdida de liderazgo evidente en materia de sostenibilidad. Las organizaciones ecologistas esperan que esta valoración sirva para animar al Gobierno a romper la inercia y a recuperar el tiempo perdido, dando un giro a sus políticas más insostenibles y aprobando la normativa que permita visualizar estos cambios.

Aunque no hay avances relevantes hacia la sostenibilidad, las organizaciones firmantes destacan, al menos, el clima de diálogo recuperado por el nuevo equipo del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino en los últimos meses.

En cuanto materia de cambio climático se refiere, los cinco grupos ecologistas de ámbito estatal hacen la siguiente valoración:
 

CONTRADICCIÓN ENTRE EL DISCURSO Y LA PRÁCTICA

 

INDICADOR

EVALUACIÓN

TENDENCIA

 

Apoyar  un compromiso unilateral de la Unión Europea de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de un 30% para 2020

 

    ↔

 

 

 

 

Defender en la Unión Europea una reducción de emisiones del 40% para

2020, en consonancia con las conclusiones del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change).

      Cara triste

      

 

Comprometerse en la reducción de las emisiones de GEI a nivel español, con un objetivo ambicioso para 2020

      Cara triste

      

 

Implantar políticas que fomenten la reducción de las emisiones

      Cara triste

 

      ↓

 

Participación y transparencia

 

 

 

Desde diciembre de  2010 el Gobierno mantiene una  posición  favorable a un compromiso europeo de reduc– ción en  emisiones de  GEI del  30%  para 2020, lo que  supone  un avance comparado a la etapa anterior y un claro  gesto positivo en el panorama europeo. Sin embargo, las evidencias científicas apuntan que este nivel de reducción por parte de  los principales países responsables del  cambio climático no será  suficiente para evitar consecuencias catastróficas, impredecibles e irreversibles del calentamiento  global. Por ello  el Gobierno se tiene que  mantener muy  firme en  su apoyo a una reducción unilateral del  30%,  como primer paso para el objetivo del  40%  recomendado por el IPCC.

 

También debería fijar unos objetivos internos de  reducción de  emisiones mucho más ambiciosos que  los actuales: con el compromiso de  reducción de emisiones del  30%  a nivel  de  la UE, España todavía podría aumentar sus emisiones respecto a lo acordado en  Kioto. Otros países como el Reino Unido, Noruega o Alemania ya han dado el paso de tomar medidas internas.

 

Tampoco se puede considerar que  el Gobierno haya sido proactivo a la hora  de  asegurar una reducción de la cantidad de  GEI emitidos en  nuestro país.  El descenso de  emisiones desde 2008 se debe mayoritariamente a la crisis económica, aunque también en parte a una mayor aportación de las energías renovables. Las pocas y tímidas medidas de  los últimos meses, en  eficiencia energética por ejemplo, están totalmente anuladas por la desastrosa situación en materia de transporte y por los retrocesos en política energética.

 


 

Nuestras peticiones hasta  el final de esta  legislatura son:

 

 

       El impulso activo en el ámbito europeo de la reducción de GEI del 40% para 2020, sen las recomendaciones del IPCC.

 

      El establecimiento de  un objetivo estatal de  reducción de  emisiones para 2020, como mínimo más ambicioso que el del Protocolo de Kioto.

 

      Crear mecanismos y estructuras para que el cambio climático sea un factor transversal de primera importancia en todas las políticas del Gobierno.

      Transparencia sobre  los Mecanismos de Desarrollo Limpio mediante la       elaboración de un informe anual.

 

 


Descárgarte todo el documento "El Planeta puede esperar" (20 páginas) aquí

Imprime este artículo

Deja tu comentario:


  • Síguenos en: